“ME DUELEN LAS LUMBARES Y CUANDO LLEVO UN RATO CAMINANDO TENGO QUE PARAR Y SENTARME"

Si os sucede esto o conocéis a alguien que lo sufra, no dudéis en leer este post.

Os dará información para saber realmente qué es lo que ocurre y como tratarlo.



Quizás habréis oído hablar sobre la Estenosis de canal lumbar, pues bien, se trata de una patología de la columna vertebral muy frecuente en la población, sobretodo en personas a partir de los 50 años.


Centrándonos en la región lumbar, la columna esta formada por 5 vértebras lumbares, en el interior de las cuales transcurre un espacio conocido como canal raquídeo, por el cual circulan estructuras nerviosas como la médula (normalmente hasta la L1-L2) y las raíces nerviosas que emergen de cada una de éstas vértebras.


La palabra estenosis significa “estrechez o estrechamiento de un orificio o conducto”, que traducido a la columna, se refiere a la disminución del tamaño del canal a través del cual circulan todas las estructuras nerviosas anteriormente comentadas. Esto conlleva, independientemente de la causa de la estenosis, a que se produzca una compresión de esas estructuras y que en consecuencia, aparezcan los síntomas debido a dicha compresión.


Recalcar que NO todas las personas con estenosis de canal lumbar presentan SÍNTOMAS.

Muchas de ellas se detectan como hallazgos en pruebas complementarias como una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética.



Al hablar de causas de dicha estenosis, entre ellas, que os suenen las más frecuentes, que son, la causa degenerativa/artrosis (quizás leáis cosas tipo, espondilolistesis, hipertrofia del ligamento amarillo…) y la provocada por la existencia de una hernia discal lumbar.


Después existen otras causas de compresión como las fracturas, la infección o los tumores (tranquilos.. no son las causas más frecuentes como acabo de comentaros y acostumbran a tener unos síntomas o signos de alarma más específicos, como un antecedente de caída o traumatismo previo, fiebre, perdida de peso y/o dolor en reposo de predominio nocturno…entre otras.)


Es muy característico de éstos síntomas, una vez han aparecido; que su progresión y empeoramiento sean graduales.



Entre los síntomas más frecuentes encontramos:


  • Dolor de espalda (lumbago, dolor de “riñones”)

  • Debilidad de una o ambas extremidades inferiores

  • Claudicación de una o ambas piernas al caminar o al permanecer de pie durante un tiempo prolongado (aparición de entumecimiento/calambres/hormigueos)


DESTACAR que el dolor o la claudicación mejoran al inclinarse hacia delante, o al parar y sentarse.


Y os preguntaréis…¿por que?

Cuando se produce una flexión del tronco hacia delante al inclinarse o sentarse, ésta posición hace que el canal lumbar se abra, mejorando así los síntomas producidos por la compresión de éste canal (no creáis que todos los que veáis por la calle con el carrito de la compra van a comprar...)


Existe una correlación inversa entre la gravedad de la estenosis y los metros que una persona puede andar sin padecer el dolor.


  • Se considera estenosis grave si los síntomas aparecen a < 200m caminando.



Debéis consultar a vuestro médico o especialista ante la existencia de éstos síntomas, si éstos son invalidantes e interfieren en vuestro día a día.




Y ahora que ya tenéis algunas nociones sobre la estenosis de canal lumbar, os dejo aquí unas pinceladas sobre su diagnóstico y tratamiento:


El primer paso para el diagnóstico es orientar la sospecha cínica mediante la realización de una buena historia clínica del paciente, una exploración física y neurológica completas, y a continuación, realizar una confirmación diagnóstica ante dicha sospecha mediante la realización de pruebas complementarias (resonancia magnética y TC).


El tratamiento de la estenosis de canal lumbar es gradual de menos a más agresivo y dependerá de la causa de dicha estenosis.

  • Inicialmente se basa en el uso de medicación analgésica convencional para disminuir el dolor y la inflamación junto con ejercicio moderado.

  • Si se trata de una causa degenerativa, ésta progresará si no se estabiliza y se frena su evolución.

  • Previo al tratamiento quirúrgico, una alternativa seria someterse a una valoración y tratamiento por los especialistas de la clínica del dolor, que realizan tratamiento menos invasivos con el fin de mejorar los síntomas.

  • El tratamiento quirúrgico se indicará en los casos donde la compresión nerviosa se agrave progresivamente y sea incapacite para el paciente, o ante la existencia de síntomas neurológicos que precisen de un tratamiento urgente (perdida de fuerza motora, incontinencia...)


Y por último… ¡LA PREVENCIÓN! ...... ¿CÓMO?


Pues evitando los factores de riesgo existentes:


  • Deportes de alta intensidad e impacto (presión repetitiva)

  • Obesidad (a mayor peso, más presión sobre las vértebras, mayor riesgo de hernia discal)

  • Educación postural, evitar posturas viciosas















37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

La lumbalgia supone uno de los motivos más habituales de consulta y uno de los síntomas más frecuentes que aparece durante el embarazo y que puede llegar a afectar a la calidad de vida de las mujeres

Cuando hablamos de ciática, nos estamos refiriendo a los síntomas de dolor que aparecen en la pierna (pinchazo, hormigueo, descarga, adormecimiento...) de inicio a nivel de la región lumbar baja e irr